Autor Publicaciones

19 octubre, 2015 a las 4:55

Soy más que falsas emociones, menos que simples sugestiones, pero mira aquí el comienzo de la ironía frente al espejo que se empaña, con algo más que vanidad, el brillo opaco en la claridad, desinhibición para la mayoría, para ti la diversión, a través de las sombras, del miedo y el sonido, ¿Acaso aún no puedes sentirme? Tratando de ignorarme y acercándote a la muerte, es imposible que dejemos el placer del cuerpo y la carne, imposible es que me veas cuándo compartimos las ambiciones en nuestro aliento cada vez que te diriges al cristal, mirando a través de la sangre que impregnas con orgullo y la mirada que opaca poco a poco en el reflejo, más que simples locuras más allá de anécdotas oscuras, mira al cielo y contempla la firmeza del suelo, concibe dónde caerías primero antes del último tropiezo, no importa dónde vayas ni tampoco lo que pienses jamás nos libraremos de la muerte, para muchos será la más profunda tiniebla para ti la niebla natural de la vida, soy parte de la luz reflejas a lo largos de tus pasos sin embargo cuando llegas a la gloria empiezas a negarme, pero cuando la tormenta sale empiezas a buscarme, me reprimes en lo más profundo de tus nubes grises con la esperanza de jamás toque la realidad sin saber que sólo soy la verdad que los demás pueden esperar de ti, no puedes ser más de lo que eres pues jamás llegarás a dónde quieres, no puedes ser menos de lo que quieres a menos de lo que busques sea ser menos que heces, vuelve y mira las grietas escritas dentro del espejo dando saltos fuera del contexto, si quieres huye mientras puedas pero jamás te esconderás de cómo fluye tu oscuro reflejo, pues dónde hay oscuridad siempre habrá el ardor de la luz pues antes de existir fuimos uno solo, aunque puedas privarme jamás podrás dejarme, soy más que solo el producto de tus vagos pensamientos, soy lo que has considerado una maldición por años sin tan sólo imaginar que soy lo único de tu alrededor capaz de darte alas hacia una vida real de lo que has considerado una prisión e ilusión, esa voz dentro de ti, tan inteligente y fuerte catalogada por la sociedad como una idea divergente, rara o blasfema que a pesar de ser tan aberrada sigue creciendo lentamente, tan contradictorio como el perdón sin haberlo sentido, abandonar este lugar para luego volver una vez más, cómo una nación muriendo sin haber conocido lo que conllevaba sufrir el hambre, gente sedienta sin haber sentido la sequía. Ahora siénteme y acógeme como tu consciencia que soy y mira cómo el espejo explota filosamente, sangrando lo que creías que era auténtico, disuelve los paradigmas sociales en tus conflictos personales, porque esos son los estigmas del ascenso personal, ni pienses que alguna vez podrías ganarme, pues tú y yo somos hechos a la par, tu das la cara en la claridad y yo te he de impulsar en la sombra de la oscuridad, mira cómo se han de admirar cuando caiga cada borde del espejo, venciéndolo en su propio juego.